Al igual que sucede con el color, las personas asociamos la forma de las letras con determinadas actitudes y emociones.

Mediante la tipografía se envía un mensaje independiente al del texto escrito, por eso, hay que tener en cuenta la emoción que cada tipo de letra transmite. Existen tantos como personalidades, así que podrás encontrar el que mejor apoye el mensaje que quieres lanzar a tu público, conecte con tu audiencia y establezca el tono adecuado para tu negocio, creando un aspecto sólido y distintivo.

Escoger las fuentes corporativas con intención, de forma que comuniquen los valores de tu negocio y saber combinar los distintos tipos, puede marcar una gran diferencia en el impacto que genere la identidad visual de tu marca.

No escojas una fuente tipográfica por puro criterio estético. Valora su utilidad y conveniencia. Si el tipo de letra está en consonancia con las palabras que forman el texto, el mensaje será reforzado.

De la misma forma que hice en cuanto a la elección del color corporativo, te recomiendo que uses este post como una guía flexible, puesto que la selección de un tipo de letra no define íntegramente la personalidad de una marca, sino que puede ser equilibrado con una paleta de colores determinada y otros elementos gráficos.

Existen diversos criterios para clasificar las familias tipográficas. En este post te explico los grupos y subgrupos más básicos, que pueden tener mayor interés a la hora de crear la identidad visual de una marca y te pueden resultar más sencillos de comprender.

Serif, romanas o con remates

Este grupo está compuesto por todas las letras con remates en los trazos, las cuales tienen su origen en las inscripciones romanas y sirvieron de base al diseño de los primeros tipos impresos.

A grandes rasgos, aportan la idea de seriedad, confianza y autoridad, concediendo a la marca que las escoge para componer su imagen corporativa, las virtudes de respetable y honorable.

Estos tipos de letras añaden un toque de elegancia y tradicionalismo a la identidad de marca; sin embargo, cuando se combinan con colores y estilos contemporáneos, pueden resultar súper modernos.

Ball end serif o con remate redondo

Dentro del grupo de las fuentes romanas, encontramos las que tienen un remate en forma circular en algunos caracteres.

Este remate agrega un toque de amabilidad, accesibilidad y cercanía a estos tipos de letra, restándoles formalidad.

Agregan atributos femeninos, que, si no interesa añadir a la imagen de marca, pueden equilibrarse con una paleta de colores fuertes y otra fuente condensada de palo seco.

Slab serif o romana egipcia

También merecen una mención especial las slab serif o romanas egipcias, las cuales disponen de un remate muy contundente y llamativo.

Transmiten valores éticos y auténticos y aportan fuerza, modernidad, solidez y estabilidad; con fácil legibilidad, son muy atractivas para crear títulos.

Sans serif, sin remates o de palo seco

Las fuentes de palo seco son las que, de forma contraria a las romanas, no terminan con un remate en su trazo, sino que lo hacen de forma recta. Prescinden de cualquier adorno y son mucho más sencillas y limpias, lo que a veces y, dependiendo del contexto, se traduce en un resultado con mayor fuerza.

Estos tipos de letra son modernos, universales y contemporáneos. Añaden un toque limpio, objetivo, estable y con visión de futuro a la identidad de marca. Transmiten honestidad, integridad y profesionalidad.

Semi serif

Las semi serif tienen, como su nombre indica, remates menos pronunciados que les dan un aspecto menos formal y más contemporáneo. Un estilo útil para la identidad de una marca que quiera mostrar a la vez tradicionalismo y visión de futuro.

Display o de rotulación

Las fuentes para rotulación fueron creadas para componer titulares o textos publicitarios. No suelen destinarse a componer pasajes extensos de texto de tamaño reducido por cuestión de legibilidad. Puede que no todas sean de tu agrado, sin embargo, hay una fuente display para cada necesidad.

Te recomiendo que solo las utilices en el caso de que sepas cómo hacerlo y que lo hagas con muchísima moderación, puesto que corres el riesgo de que tu identidad visual pase de moda o que resulte muy extravagante.

Script o caligráficas

Las fuentes script están basadas en textos manuscritos de diversos estilos, desde el más casual hasta el más elaborado, y presentan una gran variedad de versiones y estilos diferentes.

Aportan personalidad y carácter a una identidad de marca. Podrás encontrar infinidad de estilos, desde retro a elegante, hay una fuente script para cada negocio.

Te recomiendo que las uses con moderación y en textos cortos para potenciar sus efectos positivos.

Script antiguas

Los diseños de fuentes script más formales y antiguos se inspiran en los caracteres que se trazaban mediante plumillas metálicas, con zonas que pueden ser más gruesas dependiendo de la presión ejercida o del ángulo producido por una plumilla recortada.

Estas tipografías son frecuentemente usadas para invitaciones y diplomas para causar una sensación de elegancia e importancia.

Brush script

Las fuentes script casuales más modernas fueron desarrolladas a partir de distintos estilos de rotulación a pincel o con rotuladores.

Aportan atributos de feminidad, elegancia, cercanía y creatividad.

Handwriting script

Los tipos de letra que imitan los caracteres de la escritura manual de la actualidad, pueden resultar sumamente convincentes y aportar un carácter encantador a la identidad de una marca, puesto que literalmente infunden una personalidad determinada.

¿DEBES EVITAR ALGUNAS?

Algunas tipografías, como la Arial, Verdana, Times New Roman, Trebuchet o Papyrus tienen mala prensa entre los diseñadores profesionales, pero sin duda, la que encabeza la lista de las más odiadas es la Comic Sans.

En mi opinión, la mala fama de la mayoría suele deberse a su sobreutilización en contextos para los que no fueron diseñadas. La Comic Sans fue especialmente creada para los textos de los bocadillos de personajes animados en Microsoft; sin embargo, se popularizó de una forma imprevista y los usuarios comenzaron a utilizarla de forma indiscriminada. Estaba destinada a ser usada en un entorno infantil y desenfadado, pero todos hemos podido ver esta tipografía impresa en todo tipo de contextos, desde invitaciones de boda a cartas de restaurantes, pasando por la representación de textos con contenido serio o incluso triste.

Estos usos inapropiados son los que dan mala fama a ciertos tipos de letra; por tanto, el truco no es evitar ciertas tipografías, sino en asegurarte de que la fuente que escojas es adecuada para tu proyecto.

Existe una gran variedad y calidad de fuentes disponibles, desde scripts extravagantes dibujadas a mano hasta tipografías de palo seco que transmiten solidez y fiabilidad; hay una para cada peculiaridad y característica. Seguro que encuentras la que mejor represente los valores y personalidad de tu negocio.

Ahora conoces el significado de cada tipo de letra. Si ya tienes una identidad visual creada en tu negocio de bienestar, dime si has acertado con las que escogiste y si transmites a través de estas los valores que quieres proyectar a tu público. Si tienes cualquier duda, ¡escríbeme un comentario!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *