chakra yoga

Ana es profesora de yoga desde hace más de diez años. Con las ideas muy claras y muchísima ilusión, decidió abrir su propio centro y contactó conmigo para dar forma a una identidad visual que expresase su esencia.

Los adjetivos principales con los que Ana quería que su público identificase su marca fueron los de: relajante, sutil y diferente. De esta forma, pretendía desmarcarse del resto de centros de yoga, ofreciendo una imagen innovadora y alejada de lo común.

El grupo de colores escogidos para dar forma al proyecto es discreto y elegante, dando lugar a un ambiente tenue, suave y sosegado.

Gracias al uso de una sola familia tipográfica sin remates, se consiguió mantener la misma línea en la imagen de marca, aportando fuerza, modernidad y sencillez.

Incorporé la imagen corporativa diseñada a distintos elementos de merchandising, que los clientes de Ana pueden comprar en su centro. Siguiendo las directrices de la identidad visual creada, diseñé un tríptico que se utilizó en la promoción de apertura del centro.